lunes, 1 de febrero de 2016

XXII Campeonato de España Open de Invierno de Natación Masters. Segunda Jornada.

El segundo día de campeonato tenía un color muy diferente para cada uno de nosotros. Por su parte Fidel nadaba 100 mariposa, volviendo a sus idilios pasados con ese estilo, mientras que para mí el objetivo era el WR de 50 libre +40 (23.06), una prueba más que habitual en mis participaciones. Fidel nadó cómodo, con soltura. Incluso parecía que había sido demasiado comedido en el pase (27.73), pero los metros finales dejaron ver que había medido bien el esfuerzo. Un registro total de 59.57 le otorgaba la plata de su categoría.

En 50 libre el duelo en la última serie me motivaba mucho. Mikel Bildosola, Ricardo Salcedo y yo en calles centrales. Me encanta poder nadar con ellos gracias al cambio de formato en la distribución de las series, pero para ir a por el récord del mundo supone un handicap nadar con fuerte disputa. Estar pendiente de los rivales y las turbulencias que puedes encontrar si no sales delante de ellos en los primeros metros son pequeños detalles que en 50 metros libre te sentencian con mucha facilidad. Salcedo se imponía en la serie con 23.18 frente a mis 23.35 y los 23.53 de Mikel, siendo oro cada uno en su categoría. El récord de España del gran Juan Benavides había caído, pero el del mundo quedaba más lejos de lo esperado. Empezaban a surgir las dudas...

Después de tantos años compitiendo queda claro que soy nadador de muchas pruebas. Siempre voy hacia arriba según voy acumulando metros, así que ya había contemplado la posibilidad de no conseguirlo a la primera y había solicitado a mis compañeros del relevo 4x50 libre +160 nadar la primera posta para llevar a cabo el segundo asalto contra el WR. Desde el metro cero mi concentración y determinación eran totales, salida rápida, cuerpo recto, frecuencia infinita. El viraje algo lejano pero pasable. El segundo largo prometía, todo iba sobre raíles pero una llegada mal medida, una mano cambiada en el último instante me dejaba a las puertas de mi objetivo. No había visto la marca pero sabía que había fallado y sabía donde. Como digo, el éxito está en los detalles, sobretodo en una prueba de 50. Me faltaban 11 centésimas, los 23.17 me daban un nuevo récord de España pero lo más importante era que ahora sí tenía claro que estaba a mi alcance conseguir el del mundo. Resultado del relevo: plata con 1:41.57, a 14 centésimas del oro.

Plata también acabaría siendo el relevo +120 en el que participaba Fidel. Su faceta de crolista no es muy conocida pero es un aspecto en el que va mejorando a gran velocidad, tal y como demuestran los 24.84 que hizo en la tercera posta. 


Fdo: Oliver P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada