lunes, 28 de marzo de 2016

Disfrutemos de los pequeños placeres de la vida

La gran mayoría de las personas nos pasamos gran parte de la vida en un estado negativo, lo bueno no es tan bueno y lo malo lo es mucho. No sabemos  valorar ni apreciar todo lo que nos rodea.
Parece mentira que sólo tengamos una vida, en realidad es como si la gente estuviese esperando a que se acabe para volver a empezar otra. Lamentablemente cuando se acaba es un “game over”, sin posibilidad de “insert coin”.
Y qué decir de este magnífico deporte que nos une… La natación es complicada, ya que no somos animales acuáticos y nos enfrentamos a un medio al que realmente no estamos hechos. Con lo cual tendremos que mejorar esa adaptación al medio, siendo un poco más delfín o tiburón (esto ya al gusto de cada uno), pasando en el agua bastantes horas de nuestra vida diaria.
Sin hablar de las lesiones o complicaciones que nos puedan hacer perder toda una temporada. Como cuesta volver a la normalidad, ¡Como cuesta volver a sentirse nadador!
Así que tenemos un deporte complicado y una vida que no sabemos valorar… ¿Y si le damos la vuelta a todo esto? ¿Y si dejamos de llorar y lamentarnos y salimos ahí fuera a intentar disfrutar de lo que más nos gusta en la vida?
La vida y la natación son un regalo que tenemos que aprovechar al máximo. Si verdaderamente no sabemos dónde vamos a estar mañana, ¿Por qué no disfrutamos del ahora y hacemos lo que verdaderamente más nos gusta?
Si te gusta nadar, busca un objetivo realista y ves a por él. El camino no será fácil, pero intenta disfrutar de él. Te aseguro que tanto si llegas a conseguirlo como si no, nadie podrá arrebatarte esa experiencia. 
Intentar tocar el cielo o tocarlo durante unos minutos puede llegar a ser una de los mejores momentos que vivas en tu vida.
Dejemos de pensar en todo lo que nos provoca ese estrés diario, desconectemos de todo por lo menos un rato cada día. Disfrutemos de cada brazada, fluyamos en el agua, ¡cada momento es único!
Rafa Cabanillas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada